Una Pizca de Hogar: Jugoso Roscón de Reyes. Paso a paso.
3/1/14

Jugoso Roscón de Reyes. Paso a paso.


El roscón de reyes es una receta de rechupete. Hoy te enseñamos cómo cocinarlo en su versión más clásica. Sin panificadora y explicado paso a paso.



Nos acercamos ya al final de las vacaciones navideñas. Ya hemos dejado atrás la Noche buena, navidad y las campanadas. Los reyes magos, supuestamente vienen de camino, y en muchos hogares el Postre o incluso desayuno, por excelencia ese día es el roscón de reyes.

El año nuevo ha empezado y todos nos llenamos de buenos propósitos e intenciones. Así que, yo quiero aportar mi granito de arena. Hoy os enseñaré como hacer un jugoso Roscón de Reyes por menos de 3 euros. Qué si, que en el súper los hay por menos de 10. Pero os aseguro que ni de lejos va a estar igual. Además, no os parece una fantástica idea para empezar el año, que sorprendiendo a los vuestros con un roscón casero. Pronto vais a descubrir que tiene un ingrediente "secreto", que le va a dar una jugosidad que no imagináis, y un color, que dice: "Cómeme".

Este roscón se hace de la manera tradicional pero si quieres hacerlo en versión rápida no te pierdas la receta del roscón de reyes en panificadora.

Receta de roscón de reyes:


No es nada difícil, así que, que nadie se ponga nervioso. Esta receta no está pensada para ningún @Masterchef. Todo lo contrario, es tan fácil que pueden hacerla, incluso los menos experimentados, digamos, torpes en amasados, como una servidora. (Nunca han sido lo mío).

El proceso es sencillo, mezclamos ingredientes, amasamos y horneamos... Después, solo queda disfrutarlo.
Haremos una masa madre, muy sencillita y a continuación la Masa principal con su ingrediente "fantasma". De estos ingredientes se obtienen dos roscones de aproximadamente 6 raciones cada uno.

Ingredientes para la Masa madre

  1. 70 ml de leche entera
  2. 10 gr. de levadura fresca Levital
  3. Una cucharadita de azúcar.
  4. 130 gr. de harina de fuerza.

Ingredientes para la Masa principal.

  1. 20 gr. de levadura Levital ( en el súper la venden en la sección de refrigerados, en cubitos)
  2. 60 ml. de leche tibia.
  3. Ralladura de un limón y una naranja ( si la naranja es muy grande, con media suficiente)
  4. 20 ml de Zumo de naranja natural.
  5. 70 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  6. 2 huevos medianos 
  7. 200gr. de puré de calabaza 
  8. 25 gr. de agua de azahar. Si no la encontrais, un chorrito de ron servirá. Pero, ojo, chorrito eh...
  9. 100 gr azúcar
  10. 450 gr. de harina de Fuerza.
  11. Una Pizca de Sal.
  12. 120 gr. de azúcar glas 
(Es muy muy importante que todos estén a temperatura ambiente, para facilitar su mezcla).

Ingredientes para la decoración

  1. 2 huevos normales.
  2. 100 gr azúcar
  3. 2 cucharaditas de agua
  4. 150 gr. de almendras crudas. O bien, fruta confitada. Al gusto, ya sabéis.


Preparación de la receta: La masa madre


- Disolver la levadura en la leche tibia, añadimos el azúcar y la harina. Y mezclamos con las manos hasta obtener una bola.
- Preparamos un bol grande y lo llenamos de agua templada. Introducimos la bola dentro del agua. Veréis que cae directa al fondo. Y la dejamos ahí hasta que flote. Tardará unos 10 minutos aproximadamente.
- La sacamos y reservamos.

Masa Principal


- Cogemos un bol grande, yo uso un barreño pequeño que tengo siempre a mano. 
- Incorporamos la harina y hacemos un hueco en el centro como si se tratará de un volcán.
- Disolvemos la levadura en la leche tibia y la metemos en el centro.
- Después los huevos, el azúcar, la mantequilla, la pizquita de sal, el agua de azahar ( o el ron), la ralladura de limón y de naranja, el puré de calabaza y la masa madre que teníamos aparte.
- Ahora nos impregnamos las manos con un poco de aceite, y empezamos a trabajar la mezcla.
Cuando la masa se pueda coger, la pasamos al banco de cocina, previamente aceitado. Y la trabajamos a mano. Con movimientos rápidos y envolventes. 
En el momento en que la masa pase a ser elástica, estará lista. Hacemos una bola con ella y la metemos en un bol previamente engrasado. La taparemos con papel film que también habremos aceitado por la parte de dentro, para que cuando crezca no se pegue.
-Dejamos la masa levar 5 horas mínimo. Tapada y lejos de corrientes de aire.

El tiempo es relativo, depende mucho de la temperatura que tengáis en casa. Pero es muy importante que doble su volumen. ( eso ocurrirá en unas dos horas aproximadamente).

Lo siguiente será dividir la masa en dos. Y formar dos bolas que dejaremos reposar 10 minutos. De cada una de ellas obtendremos un roscón.
Ahora formaremos los roscones. Para ello colocaremos las bolas sobre papel de hornear aceitado y poco a poco iremos formado el roscón.
Un consejo, si veis que la masa tiende a encogerse y no da de si, dejarla reposar un poco más. Y luego volver a intentarlo. Necesita su tiempo. Y si la "estresáis no cede".
Ahora la masa debe levar otras 2 horas tapadita con un paño de algodón. En este punto, puede que el roscón pierda el agujero del medio, por eso os voy a contar otro truquito que anda por la red y que es muy efectivo. Insertar en el centro un aro de aluminio aceitado o incluso si no tenéis una bola de papel de aluminio. De esa manera el agujero no desaparecerá cuando la masa crezca.



No olvidéis meter dentro las 2 figuras de rigor. El haba, que encontrará el que el año próximo pague el roscón, y el rey, que recibirá todos los honores. 

Decoración del roscón:

Batimos los huevos y le añadimos...Aquí va otro secreto... unas gotitas de leche. Pintamos suavemente con una brocha de silicona la superficie. Mucho cuidado aquí, porque si pinchamos el roscón perderá volumen. 

Después en un bol, mezclaremos el azúcar con gotitas de agua que iremos añadiendo poco a poco. Hasta formar una pasta apelmazada, con nuestros dedos. Decoramos el roscón al gusto con esta mezcla. 
Terminaremos de decorar con crocanti, almendras o incluso nueces. También hay quien le pone fruta confitada.



Horneado.


Precalentamos el horno a 200 grados. Temperatura arriba y abajo.
Cuando alcance la temperatura, bajamos a 180 grados y metemos el roscón.
El tiempo aproximado de horneado será de 20 minutos en total. Yo, los últimos 10 minutos le bajo la temperatura a 180, para evitar que se dore demasiado.
Mucho ojo, si veis que va cogiendo demasiado color antes de alcanzar su tiempo, colocamos papel de aluminio encima hasta completar el tiempo. Así terminará de cocer sin quemarse. Yo en el minuto 15 ya le puse el papel.
Cuando esté listo, sacamos del horno, y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Relleno.

Aquí como os imaginareis para gustos los colores. Se puede rellenar de nata, trufa, crema pastelera, incluso cabello de ángel. En cualquier caso, incluso sin rellenar estará delicioso.

    Una pizca de trucos y consejos:

  • Hay un truco que muchos aplican para el "levado" de las masas. Lo he visto muchas veces en la cocina de mi madre. Una vez que tengáis formado el roscón calentáis el horno a 150 grados. Lo apagáis y metéis el roscón una media hora, aproximadamente. De esa forma acortáis bastante el tiempo de espera.
  • Sobre la harina, os daré un consejo, no la añadáis en exceso. Porque la  masa se apelmazará más y el roscón perderá jugosidad. 
  • Nunca añadáis aceite a la masa, cogerá ese sabor, y perderá todo el encanto.
  • Tema puré de calabaza. Puede ser asada, cocida o hervida. Un truco sencillo para conseguirlo es el siguiente. Cortáis la calabaza en cubitos y la metéis en el micro con unas gotitas de aceite y una pizca de sal. Hasta que se cueza. Después la escurrís. Puede que os parezca raro añadir puré de calabaza al roscón, pero creerme cuando os digo que coge una textura súper jugosa, además de un color maravilloso. No se notará nada su presencia en el sabor. Prometido.
  • Otro truco que no quiero dejar pasar...es el tema congelación. El roscón se puede perfectamente congelar. Os diré un secreto a voces, los del súper están congelados, y no lo anuncian a bombo y platillo. El nuestro se puede congelar perfectamente cuando esta listo para entrar en el horno, así solo habrá que introducirlo cuando lo queramos consumir y listo. También lo podéis congelar después de hornearlo. Como veis hay muchas opciones. Elegir cual se adapta mejor a vuestro tiempo.
  • Por último deciros que los tiempos se reducen considerablemente si el roscón lo hacéis en dos días, en vez de en uno solo del tirón. Consistiría en dejar la masa una vez formada en el bol una hora a temperatura ambiente, y luego así como está (tapadita con el film), introducir en la nevera toda la noche. A la mañana siguiente, la sacamos otra hora a temperatura ambiente, y la tendremos lista para formar los roscones. Después seguís los pasos como os indico arriba.




¿Qué os animáis a hacer este roscón de reyes?



No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Vuestros comentarios le dan vida al blog. Muchas gracias por dejarme uno (no aceptamos publicidad, spam o URLs).

Una Pizca de Hogar © - DISEÑADO POR HERPARK