Una Pizca de Hogar: Antes y después de una vieja autocaravana
31/3/14

Antes y después de una vieja autocaravana


Si hay algo que me gusta en este mundo son las caravanas, y no hablemos las autocaravanas (eso ya son palabras mayores). Desde muy pequeñita mis padres me inculcaron esta forma de viajar y conocer mundo, y no sabéis cuánto se lo agradezco. 

¿Lo has probado alguna vez? No, no me refiero a hacer una acampada con los amigos, y dormir, o mejor no dormir, tirados en un colchón. Os hablo de la sensación de enganchar una caravana o conducir una auto y coger carretera libremente. Dormir arropada por el sonido de las olas del mar a escasos metros de tu cama, despertar en pleno parque natural, cenar a la luz de la luna... ¡Eso es para nosotros viajar!


Mis hijos siempre esperan con ilusión la llegada del día "X", para enganchar la caravana y tomar carretera. Así que les avisamos con poca antelación para que no anden días y días preguntando, ¿Cuanto falta para salir otra vez de viaje?

Por eso, cuando la vi me quedé sin palabras. Se ven por la red "tuneos" de caravanas  bastante a menudo. Pero, una tan antigua y con esta maestría, la verdad pocas.

Pertenece al blog Home Sweet Motorhome. Desde donde nos cuenta una familia alemana de 3 hijos cómo la rehabilitaron para darle un lavado de cara. Fueron 6 meses de duro trabajo que  han dado un resultado impresionante.

¡Esta autocaravana tiene la friolera de 23 añitos!
Como veis en las fotos, la caravana necesita una rehabilitación importante. Normalmente el principal problema de las caravanas es su falta de impermeabilización. La madera y la humedad no se llevan nada bien. Y una caravana es en un amplio porcentaje, madera. Así que, el primer paso será siempre comprobar goteras, así como los cierres de ventanas, claraboyas y puertas. No sirve de nada dejarlas preciosas si a los pocos meses comienza a entrar humedad. 

Una vez perfectamente aislada, podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación. Las caravanas se adaptan como cualquier vivienda o estancia a los gustos de sus dueños. Y viendo las imágenes creo que tenemos bastante en común.







Me encanta el efecto envejecido que le han dado a todas las puertas conseguido a base de manos de pintura y una  suave mano de lija en esquinas y rincones.

También me llama mucho la atención lo bien que han elegido los textiles. Si os fijáis bien hay al menos 6 telas distintas que combinan a la perfección. Tonos azules, rosas, verdes, ocres, lo llenan todo.

Pero si hay algo que me ha impresionado es la cantidad de accesorios que han conseguido colocar. Una de las cosas que más nos preocupa cuando arrastras una caravana es asegurar bien la carga para que todo llegue en su sitio y en perfecto estado. Aquí sin embargo, hay infinidad de cosas pero todas perfectamente sujetas para resistir horas y horas de viaje. 

Las guirnaldas, las tacitas de la cocina, esa preciosa litera, ese espejo tan ideal... ¿Os digo una cosa?
No me importaría  nada, que la caravana de mi jubilación fuera una cómo esta. 

Y a vosotros,
¿Qué os ha parecido el Antes y el Después?


Vuestros comentarios le dan vida al blog (Y a mi también ). 
Muchas gracias por dejarlos.


Una Pizca de Hogar © - DISEÑADO POR HERPARK