Una Pizca de Hogar: 5 Claves para que la Misión Dormitorio Compartido sea un ÉXITO
4/6/14

5 Claves para que la Misión Dormitorio Compartido sea un ÉXITO


Creo que no es un dilema que tenga yo sola. De hecho, en  mi caso incluso tengo la opción de evitarlo. Los pisos menguan y no hay dónde meter tantas camas, escritorios, juguetes...



Por eso la opción de la habitación compartida siempre queda en el aire, como algo que nos gustaría hacer. Pero que sinceramente, no acaba de llegar. Ya os adelantaba algo cuando mi niño me pedía una habitación de mayores, y yo me planteaba el tema de unas literas para mis dos cachoritos (aquí). 






Por un lado está el tema de cómo llevarán el compartir espacio, y tener cada uno sus juguetes, libros, trastos... Y por otro, es que las opciones que veo en las tiendas tampoco me acaban de convencer. Más aún teniendo en cuenta que la habitación es tamaño "mini", "muy mini". 

El lado positivo de todo este lío, supongo que es la confianza que tendrán entre si los hermanos. Recuerdos memorables e imborrables de las cosas que han aprendido juntos, mientras crecían. 

Ahora aún son pequeños, pero pronto buscarán en el otro un compañero de aventuras, ¡un aliado en sus fechorías!




Dicen que compartir habitación también enseña buenas lecciones de vida. Aprender a compartir, a ser sensible con el otro, a respetar las diferencias... Lecciones que sin duda se repetirán a lo largo de su vida cuando tengan compañeros de facultad, trabajo, pareja... Ese día, me harán sentir muy muy mayor.


Por eso, hoy os dejo las 5 ideas imprescindibles para que la Misión Dormitorio compartido sea un éxito. 


1-Orden y más orden

Una habitación compartida puede tener el aspecto que más os guste, pero lo que no puede faltar en ella es Orden. Y eso, eso si que me parece una "misión imposible". Podemos recurrir a cajas con ruedas bajo las camas, o a contenedores de juguetes identificados por colores. Lo que queráis, pero siempre buscando el orden. En esta entrada os daba un montón de ideas para mantener a raya los juguetes en casa ( aquí). Podéis pasar a ver si os da alguna idea de cómo ordenarlos. 

2-Partir de lo básico

Busca una gama cromática básica que os guste para los textiles y juega con ella. Da igual si tenemos niños, o niñas o niños y niñas, podemos perfectamente marcar territorios sin que la habitación parezca un arco-iris. Intenta seguir una gama de colores, y manténla a pesar de las diferencias. Una buena idea puede ser por ejemplo poner un mismo nórdico, y dejar que sean ellos los que elijan las sábanas, almohadones a su gusto. No tienen que ser necesariamente iguales, ¡¡¡pero si hablar el mismo idioma!!!. 

3-Muebles 

En cuanto al mobiliario, lo ideal sería que tanto las camas como las lámparas fueran iguales, o similares. Podemos pintar cada cama de una manera distinta, para remarcar espacios. Deja que en los accesorios y detalles cada uno marcara sus gustos personales y manías. 

4-Juntos no revueltos

Intenta crear dentro de una misma habitación espacios personales. Lugares que sean solo para ellos. Una idea que me ronda por la cabeza es dejar a su altura dos tableros grandes de corcho donde peguen sus fotos o recuerdos favoritos. Será como marcar su territorio. A veces, lo necesitamos todos. Los mayores, también. 

Lo mismo podemos hacer con las estanterías o escritorios es importante que cada uno tenga la suya. O al menos, si no caben dos, que tengan su propio estante con sus libros, juguetes o pelis favoritas. 


5-Es un tira y afloja

Concede pequeñas licencias. Vale que quizás esa colección de muñecos expuesta desentona con la habitación, o que se empeñe en que "cacharro", esté permanentemente en exposición. Pero... al fin y al cabo son solo niños. Ya tendrán tiempo de ser mayores y actuar como tales. Vamos a darles un poquito de libertad. Es su habitación, no la nuestra... ¿No os parece?

Y vuestros hijos ¿Comparten habitación? ¿Aplicáis algún truco?


Una Pizca de Hogar © - DISEÑADO POR HERPARK