Una Pizca de Hogar: ¿Qué luz le va a cada rincón de tu casa? Acierta con estos trucos
5/11/18

¿Qué luz le va a cada rincón de tu casa? Acierta con estos trucos


Porque iluminar es mucho más que comprar una lámpara. Hay que saber hacerlo bien para conseguir aportar calidez y sensación de espacio. Si quieres acertar e iluminar correctamente cada estancia de tu casa repasa los trucos que no fallan. ¡Verás como lo consigues!


¿Qué luz es perfecta en cada espacio de tu casa?

Nos pasa a muchos eso de tener claro que hay que invertir en lámparas o apliques nuevos en casa, y a la hora de elegirlos darnos cuenta de que estamos en un mar de dudas. ¡Es normal! La oferta es muy amplia y hay muchos tipos de luminarias. Por eso veremos cómo podemos ayudarte, analizando estancia por estancia de tu casa. 


Pasillos, mejor desde los laterales

Ya sabes que el pasillo es esa zona estrecha y oscura por la que pasamos muchas veces a lo largo del día para recorrer la casa. Por eso, es muy importante sumarle una iluminación que los agrande y haga parecer más anchos. 



¿Cómo debemos iluminar el pasillo?

Tienes dos opciones, o los clásicos apliques si te va más el rollo clásico, o los focos halógenos. Las lámparas, las dejaríamos para un estilo más rústico en pasillos o distribuidores muy amplios. 

En el caso de apostar por los apliques, colócalos a una distancia de como mucho un metro. No los separes mucho más porque eso podría dejar zonas del pasillo sin iluminar, creando el efecto de túnel del terror. 

En el caso de los focos halógenos la gama es inmensa. Apuesta por los que tienen un grado de apertura mayor para que no se quede ninguna zona a oscuras, y de una tonalidad que sea cálida para no dar ese efecto hospital que tanto nos disgusta (para que te hagas una idea: entre 2.700 y 3.500 Kelvins, iríamos bien). 

La luz del salón


Ya sabes que en tu casa hay una estancia protagonista: es sin lugar a dudas el salón. Allí se ven series en línea una tras otra, se trabaja con el PC, se come o cena según la hora, y hasta hay quién monta algún sarao con los juguetes mientras los demás están pendientes de otra cosa. Por eso, no descuides todos los puntos de luz que vas a necesitar para que todo el mundo disfrute de la iluminación que en ese momento precisa. 

Comienza por la luz general: debe ser uniforme y suficientemente potente para que no quede ningún espacio sin iluminar. Generalmente se suele garantizar invirtiendo en focos de techo

Ahora que ya tienes la general, es momento de ambientar espacios, esto se consigue con lámparas de sobremesa y de pie que remarcan zonas determinadas en un mismo ambiente. Por ejemplo, sobre el aparador o junto al sofá. 


Y luego está esa luz puntual y directa que nos va fenomenal en lugares estratégicos como serían la zona de comedor o una galería de cuadros en la pared. Para este uso nos van genial las lámparas de techo en el primer caso, o los apliques para el segundo. 

Y ¿ponemos una lámpara o varias sobre la mesa? 

Si la mesa es pequeña o redonda lo ideal es que pongas solo una lámpara. Ahora bien, si es más bien alargada tienes licencia para poner más de una (iguales, o distintas jugando con los tamaños).

Lo importante que tengas en cuenta una altura mínima de unos 75 cm para que la luz no deslumbre ni moleste a nadie (ni siquiera a los más altos), y que la luz que se proporcione sea cálida (recuerda que se trata de una mesa de comedor, no de operaciones).



En la cocina ¿Qué ponemos?

Una de las opciones favoritas a la hora de iluminar cocinas son los focos empotrados de mayor tamaño, conocidos también como downlights. Pero, no pienses que con esto hemos hecho todo lo necesario, tendremos que reforzar con más luz la zona donde más trabajas (la encimera), la de fuegos y la de aguas. 

Para ello, puedes instalar focos o tiras de LED bajo mueble, con luz blanca y cálida que te permitan ver lo que estás preparando sin molestarte su calor.


¿Y si tenemos la suerte de tener un office, cómo lo iluminamos? 

En el caso de tener un espacio en la cocina reservado a comidas o desayunos rápidos, es fundamental que escojas una iluminación óptima. 

Una lámpara de techo sobre la mesa, os proporcionará una luz agradable, puntual y directa que va a zonificar ese office aunque la cocina sea diminuta. 

Piensa qué estilo va contigo y tu casa: una lámpara de techo más rollo industrial, clásica, retro, rústica o vintage... 

¿Se puede usar cualquier tipo de lámpara? La verdad es que sí, pero piensa que en la cocina la humedad, y la grasa conviven, por tanto, a la hora de tomar la decisión, haz que prevalezca el sentido común.

También tienes la opción de usar apliques de pared con brazos regulables o un flexo si quieres poner un punto de vanguardia. 

¿Y para los dormitorios?


La zona de tu casa en la que te refugias al final del día, también requiere tomar algunas decisiones importantes en cuanto a su iluminación. 

Además de la luz general en forma de focos o lámparas suspendidas, necesitarás una luz focal a ambos lados de la cama (a ser posible con brazos flexibles y dirigibles que den luz sin molestarte a ti ni a tu compañero de cama). Y quizás, refuerzos en la zona del vestidor o el armario (con focos halógenos). Y si resulta que tienes una pequeña mesa que hace de despacho, no te olvides de dotarla de un flexo o aplique en la pared.  


Sólo reservado para los que se confiesan modernos estaría la opción de los cabeceros retroiluminados. con tiras de LED ocultas. ¿Sabes que ya venden tiras autoadhesivas para colocarlas donde quieras verdad? Son una manera resultona de darle carácter al cabecero aprovechando el mismo mueble o incluso la propia estructura del cabecero si fuera de obra, o tuviera hornacionas.

Terminaríamos esta colección de ideas iluminando el baño




Los baños de tu casa necesitan una luz potente (incluso si tienes la suerte de disfrutar en ellos de luz natural), y también luces específicas para zonas como la ducha o bañera, y el tocador. 

En el techo te aseguras luz suficiente con focos de bajo consumo.  


Y a cada lado del espejo con apliques que no molesten ni hagan sombras para verte mejor. Para la zona del baño, lo ideal es una luz tenue garantizada con algunos LEDs estancos (ante todo seguridad) instalados en el techo o las paredes.


Ya ves que cada espacio en casa nos pide una luz. Esperamos que con estos trucos sepas iluminar tu casa mucho mejor... 


✨ ¡Únete a mi canal de TELEGRAM para no perderte nada!  ¡Hasta pronto!✨
      Maribel ♡
Una Pizca de Hogar © - DISEÑADO POR HERPARK