Una Pizca de Hogar: 7 formas económicas de hacer que tu baño se convierta en un spa
17/12/18

7 formas económicas de hacer que tu baño se convierta en un spa

Reformas económicas baños
(Crédito de la imagen: Margaret Wright Apartment Therapy)
Reformar el baño o al menos renovarlo para que abandone su lamentable estado puede ser uno de los primeros objetivos del año nuevo. Quizás ya lo fue el de antes, pero como siempre, el presupuesto puede suponer un enorme problema siempre que afrontamos cambios en casa. La buena noticia es que con un presupuesto muy muy pequeño podemos conseguir grandes cambios que seguro van a merecer la pena. Comienza el desfile de ideas para convertir tu baño en un spa a precio de risa. 


Reformas económicas de baños: Convierte tu viejo aseo en un spa privado

Reformas económicas baños
(Carolina Toledo en colaboración con Una Pizca de Hogar).

¿Cuanto cuesta reformar un baño? 

Es una pregunta que nos asalta de vez en cuando a todos los que vivimos en una casa de cierta antigüedad. Lo cierto es que no hay ninguna respuesta 100% cierta.

El precio de la reforma dependerá de si solo se trata de una reforma superficial (alicatado, saneamientos, mobiliario, grifos), o de si hay que entrar en profundidad y cambiar la instalación de fontanería y/o eléctrica.

Reformas de cocinas y baños se llevan la palma cuando hablamos de hacer grandes inversiones en casa, y no es algo que ni mucho menos se pueda hacer "por cuatro duros". De ahí que siempre andemos dándole la vuelta al problema para mejorar su aspecto, y no arruinarnos ni tener que pedir un préstamo.

Inspírate con estas reformas sin obras:

Reformas económicas baños
Sta. Pérez en colaboración con Una Pizca de Hogar


#1. El algodón no engaña

Te parecerá una chorrada, pero no lo es en absoluto. 

La primera mejora que puedes hacer en tu baño es una limpieza profunda para saber qué mejoras necesita. Abre los armarios, saca un par de bolsas de basura y comienza por ir tirando todos esos botes que jamás usas y se comen tu espacio. Verás la sorpresa cuando te pares a mirar el volumen de cacharros que acumulamos y que en realidad jamás necesitamos. 

Cuando hagas esto, dale una buena limpieza a los azulejos, saca la cal de la mampara y limpia a fondo los grifos. El jabón aunque no lo creas va dejando su rastro por todas partes. 

Un inciso: Si te pasas al jabón sólido (también en forma de champú), el ahorro es más que notable, y no solo en tu capacidad de generar residuos, sino también en el precio. 

#2. Ahora, camina hacia la luz

La iluminación puede mejorar o estropear por completo la estética de una habitación. Si el viejo foco no rinde como debería, cámbialo, o invierte en un par de bombillas colgantes a cada lado del espejo (para no deslumbrar al mirarte). Son las típicas reformas de baños sin obras que siempre merecen la pena. 

El Paraíso de Miriam en colaboración con Una Pizca de Hogar


#3. Retrocede y vuelve a mirar ¿Te gusta así?

Si después de tirar todos los trastos, limpiar a fondo y mejorar la luz sigue sin entrarte por los ojos, es hora de remangarse o comenzar a hacer cosas. 

Ya sabéis que por aquí somos fans absolutos de la pintura para azulejos. Es barata, fácil de aplicar y muy versátil cuando se trata de baños de cierta antigüedad. 

Sumando algunos euros más podrías cambiar el mueble del lavabo por uno más nuevo aunque sea de los que venden en tamaño estándar, o si te gusta mucho el que tienes, mejorarle su apariencia de alguna forma rápida (pintura, cambio de tiradores o encimera, etc...). 

Si sigues pensando que le falta chispa, mira a ver si te inspiras así: 



#4. Cambia los grifos

Si la cal se ha hecho con ellos o están muy deteriorados aprovecha el impulso del año nuevo (y las rebajas de enero) para hacerte con unos nuevos. No es un cambio difícil pero puede que necesites ayuda profesional si lo de la llave inglesa no va contigo. 

En función de lo que te quieras gastar o de si tienes ducha o bañera, puedes poner un rociador nuevo, un telefonillo de los que incorporan varios pulsadores con efectos de agua, o un lujoso cabezal con efecto lluvia.

Amparo Las nubes en colaboración con Una Pizca de Hogar

#5. Hablando de metales...

Tienes ocasión ahora también de cambiar los toalleros y el soporte del papel higiénico. Con más motivo aún si vas a pintar los azulejos porque posiblemente no coincidan los agujeros y tengas que reparar desperfectos. 

Recuerda que en grandes almacenes tienes cada vez más modelos que se instalan sin practicar agujeros. 

#6. Una apuesta por el color

Los spas tienen la capacidad de evocarnos imágenes en tonos relacionados con la naturaleza y esa calma que debe inspirar el momento baño. 

Si te atreves prueba con los tonos azulados, verdes o grises más claros tanto en forma de pintura, como de papeles pintados especiales para baños. También puedes probar con losetas vinílicas adhesivas que se pegan directamente sobre el viejo pavimento. 

Recuerda lo que aprendimos sobre los nuevos colores del año próximo: 


Maiglesa en colaboración con Una Pizca de Hogar


#7. Remata con los detalles

Ahora que tu baño ya no parece el mismo, es cuando aún podemos darle más mimos para que no tenga nada que envidiar al de un spa. Mantenlo limpio y acumula el menor número de trastos posibles. Evita que las cosas se acumulen sobre la encimera, y guarda todos los productos de aseo en el mueble. Si no tuvieras, siempre puedes hacerte con algunas estantería de madera y unas bonitas cestas de fibra. 

Cambia la cortina de ducha, pon toallas nuevas, y no te olvides de la alfombrilla. Algunas plantas (aunque sean de plástico si no tiene luz natural), y por supuesto una aromaterapia acertada con difusores de aroma o simples barritas perfumadas). 


✨ ¡Únete a mi canal de TELEGRAM para no perderte nada!  ¡Hasta pronto!✨
      Maribel ♡
Una Pizca de Hogar © - DISEÑADO POR HERPARK