Cómo personalizar un piso de alquiler

0
Salón moderno

Vale que no es tu hogar definitivo y que no vas a invertir en algo que no es de tu propiedad, pero no te olvides de que esas paredes que te abrigan al final son tu dulce morada y debes sentirte cómodo en ella. Con estos trucos que te vamos a contar no podrás hacer grandes reformas en ella, pero si le darás tu toque personal con muchas ideas decorativas y de organización que nunca vienen mal. Apostamos a que muchos de los que viven en casas propias no tienen sus casas tan deliciosamente bonitas.


¿Cómo personalizar un piso de alquiler? ¡Con un buen interiorismo!

Cocina con pared pintada azul verdoso

Tunear un piso de alquiler. 

Alquilar un piso se está convirtiendo en toda una odisea para muchos. A veces es el precio del alquiler lo que frena, otras que está muy lejos del centro o que no tiene las habitaciones suficientes. El caso es que cuando por fin tenemos la gran suerte de encontrar una casa que entra en presupuesto, quizás no nos convence por su estética carca, desfasada o simplemente por el conjunto malas decisiones que alguien tomó a la hora de decorarla (si es que lo hicieron). 

Por eso, queremos contarte algunos trucos para tunear un piso de alquiler sin hacer ninguna reforma ni tocar ningún elemento fundamental de la casa que no debas (o no puedas tocar). Atrévete a probar y verás cómo te acomodas en tu nuevo pisito alquilado. 

Salón moderno abierto en la cocina


Decorar un piso de alquiler que ya está amueblado o que tiene muebles antiguos.  

En España es bastante habitual encontrar pisos de alquiler con  muebles. ¿Pero qué muebles? Muy al contrario de lo que ocurre ya en muchos países europeos aquí una vivienda en alquiler suele ser un cajón desastre de trastos que han ido dejando propietario e inquilinos durante años y que no sabes muy bien ni por dónde coger. Por no hablar de las fotos que suben las inmobiliarias online y que, seamos sinceros, dejan mucho que desear. ¿Con lo poco qué cuesta invertir en home staging y convertir una casa de alquiler en una vivienda mucho más atractiva? En fin, a grandes males, buenas soluciones. 

Salón moderno


1. Pide a tu casero que haga limpieza 

Tu casa no es el trastero de ningún casero, así que antes de firmar el contrato, pide a tu casero que retire esos muebles que no tienen ninguna utilidad o que literalmente te molesta tener a la vista. Si no hay forma de que se los lleve, tendrás que para a la acción. Prueba con vinilos decorativos o papeles pintados adhesivos: como son de quita y pon cuando te vayas de la casa los puedes dejar como estaban. Lo mismo puedes hacer con las puertas de la cocina o de los armarios empotrados. La mayoría de soluciones son fáciles de retirar y quedan exactamente igual al retirarlas y limpiar la superficie con alcohol de limpieza. 

Conseguir pegarle la vuelta a un piso de estas características será un mérito personal del que te podrás sentir orgulloso así que no te olvides de las fotos del antes y después de tu piso de alquiler. 

Salón con librería y muebles restaurados


2. Cubre las cosas que no te gustan 

Si la encimera de la cocina te da grima, puedes cubrirla con tablas de madera; si la lavadora es horrenda o está muy amarilla, prueba a poner delante una cortina de tela o una cortinilla de fibra. Una cocina verde del año cataplum puede ser difícil de decorar, pero siempre puedes darle un giro al problema y empezar a pensar en clave vintage eligiendo vajillas bonitas y que coordinen, unas plantas, algún carrito con ruedas en el que dejar a mano esas cosas más chulas y que si te gustan... 

Baño pequeño

3. ¿Qué hacemos con el baño si es de película de miedo? 

Lo primero preguntar al casero si nos deja pintar los azulejos o cambiar los tiradores de los armarios. ¡Quizás se fie de ti! Si te responde que no (lo más probable) entonces tendremos que conformarnos con lo que hay pero darle nuestro toque personal. Hay soluciones con ruedas que nos pueden venir genial como los carritos de IKEA, también escalerillas de madera para dejar las toallas y colgar alguna planta, las toallas (trae unas bien bonitas y deja que se luzcan en tu baño). Y por supuesto,  ¡Cambia la cortinilla por otra! Igual no lo has pensado pero, igual a cambio de ir haciendo mejoras en la casa, el casero te descuenta dinero de la mensualidad. ¿Y qué puedes hacer? Añadir un mueblecito sobre el inodoro, cambiarle la tapa, poner un espejo nuevo, mejorar la iluminación... 

Cocina con comedor incorporado


4. Invierte en soluciones que al acabar el contrato pueden irse contigo 

Por ejemplo los suelos. Piensa que con los suelos vinílicos o los laminados con sistema click es muy fácil poner un suelo encima del que tienes rápidamente y sin deteriorar el viejo. Y que cuando acabe tu contrato se pueden ir contigo. También los grifos o las lámparas: nos da pereza pero son cosas que se cambian en una mañana y que alegran, y mucho la vista. Conozco casos de pisos de alquiler en que les han dejado poner un bonito papel pintado en alguna pared con la condición de dejarla limpia después. ¡Merece la pena que lo intentes! 

Salón abierto al comedor y la cocina

5. Pinta tu piso de alquiler 

Por higiene, por estética porque así la vas a hacer más tuya... Aunque la vuelvas a dejar de blanco, dale una mano de pintura eligiendo tú los colores que crees que mejor le van a sentar. Vas a dejar tan bonito tu piso de alquiler que al casero no le va a importar (pero si lo hace con volver a dejarla blanca, fin del problema). Intenta definir una paleta de color basándote en las fotografías de los espacios que te gustan y síguela a rajatabla en tu nueva casa. 
Recuerda que puedes hacer estampaciones en la pared, colgar guirnaldas... ¿Sabes que hay sistemas para colgar cuadros sin hacer agujeros no? Existen tiras adhesivas y unos ganchitos para pladur que no dejan rastro. 

Dormitorio infantil pintado con papel pintado

6. Apuesta por la calidad 

En los textiles y esos pocos muebles modulares que compres porque serán las cosas que se irán contigo el día que cierres definitivamente la puerta. Por ejemplo, fundas nórdicas de calidad, algunos estores de algodón, las toallas del baño, las fundas de los cojines... 

pequeño dormitorio

7. Si vas a comprar un sofá que sea modular 

Recuerda que algún día tendrá que irse contigo y que no es fácil acoplar un sofá convencional en otra casa. Si vas a comprar, que sea un sofá modular que te de mucho margen para montarlo de una manera o de otra totalmente distinta. Wallapop y otras apps de compraventa de muebles de segunda mano, son un buen lugar donde encontrar mobiliario y objetos decorativos a buen precio. Seguro que merece la pena que pegues un vistazo antes de comprar nuevo. 

Terraza cerrada con vidrio

8. Atención también al balcón (o la terraza)

Si has tenido la gran suerte de pillar un chollazo y resulta que en tu piso de alquiler hay un balcón o una terracita, no te olvides de personalizarla también. Quizás no sea un lugar donde debas gastar mucho porque no sabes si en un futuro tendrás la misma suerte de contar con un espacio exterior así, pero si puedes llenarlo de plantas (en los viveros son más baratas) y plantar quizás una sombrilla, alguna mesita y unas sillas... Los muebles de palets son un clásico, pero también las cajas de madera o los carritos con ruedas. Decora con mimo tu balconcito, y verás el buen recuerdo que tienes siempre de estos años. Aprovecha al máximo tu pequeño balcón.




9. Y sobretodo sé muy creativo guardando y exponiendo

Tu casa no va a convertirse en un museo de mírame y no me toques. La idea es dejarla bonita sin dejarnos un dineral y que además sea práctica. Por eso a la hora de buscar soluciones para guardar y exponer vuestras cosas, intenta ser creativo. 

Hall recibidor en blanco y negro

Hall con espacio de vestidor

Puedes colocar un perchero en el pasillo, simplemente atornillando una tabla; o añadir un armario exento, si tienes un hall espacioso. Cuelga cestas para esas cosas de poco peso que llevas en las manos, y sírvete de zapateros de poco fondo para no pasar dentro de casa con los zapatos. 

Dormitorio infantil con librería

Y si tienes niños, más de lo mismo. Utiliza soluciones compactas para guardar, o sistemas de piezas de después puedan encajar en otro sitio. Recuerda que un escritorio se puede hacer con una tapa de madera, una pata, y una cajonera. En definitiva, cosas que se puedan llevar tranquilamente de una casa a otra cuando llegue el día de mudarte.  

Rincón de estudio con tabla y cajonera

¿Y tú, vives de alquiler? ¿Cómo te lo has montado para hacer más tuya tu casa? Déjanos un comentario y nos lo cuentas... 

*Todas las fotos que aparecen en este post son cortesía de Bjurfors.


ARTÍCULOS RELACIONADOS: 

✨ ¡Únete a mi canal de TELEGRAM para no perderte nada!  ¡Hasta pronto!✨
      Maribel ♡

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios