Los electrodomésticos que el confinamiento ha convertido en moda

0


La vida en el hogar, ha dado un cambio gigantesco durante y después del confinamiento. En casi cualquier casa, electrodomésticos que antes se usaban de manera ocasional, ahora han pasado a ser casi imprescindibles. Con el pasar de los días, se han ido desempolvado cosas que antes no se usaban, para ayudar en las tareas de cocina, hacer ejercicio o distraerse. Aparatos o robots que se guardaron en trasteros o altillos, se recuperaron los días de más incertidumbre. ¿Y ahora qué ha pasado con ellas? Pues que se han quedado en casa porque vuelven a resultarnos muy prácticas o se han vuelto imprescindibles.  

Los electrodomésticos que se guardaron para un momento especial, volvían a casa y además, por la puerta grande con el consiguiente aumento general del consumo eléctrico. 

Hacer pan o bizcochos nos ayudó a pasar el tiempo, distraernos, entretener a los niños (y comer rico). Las cintas de correr o bicis estáticas, a mantenernos en forma. Afeitadoras y máquinas de cortar el pelo, a no abandonarnos durante esos días de encierro. 

En SobreSeguro.es  leímos una lista de electrodomésticos y otros aparatos que recatamos cuando estuvimos confinados y que mucho nos tenemos que equivocar, pero que apostamos a que siguen estando muy presentes en vuestras casas. ¡Menos mal que los guardamos, por si acaso! 


¡Repasa con nosotros la lista y dinos si no siguen aún en casa!

Videoconsolas de hace mil años 

Durante la pandemia, los videojuegos han cobrado un papel importante para pasar los días de confinamiento. Los “gamers” no son un grupo pequeño de adolescentes: ¡Te sorprendería saber que hay jugadores de todas las edades repartidos por el mundo! 

El aburrimiento y la nostalgia, nos empujaron a buscar el Super Mario de Nintendo, aquella vieja Play o incluso la PSP como opción a las consolas que no teníamos o que ya habíamos aprovechado demasiado. ¡Nostálgicos de los 80 nosotros nos entendemos...! Con los niños en casa (y de edades distintas) más de uno tuvo que buscar su consola "de soltero" para que niños y mayores, pudieran disfrutar a la vez de su tiempo de juego. 

Máquina de hacer palomitas

Series, pelis, documentales, monólogos... Les hemos dado mucha caña durante el confinamiento a la tele. Algunos días, acompañadas del mejor compañero de los cinéfilos y los amantes del cine en casa: ¡las palomitas! ¿Sabes que Netflix creció un 60% en España entre el 12 y el 14 de marzo? No nos extraña nada. 

Mucha gente volvió a hacerlas en la sartén (como nuestras madres y abuelas), pero algunos afortunados rescataron la máquina de palomitas, y disfrutaron de palomitas deliciosas al estilo del mejor cine: ¡Tu casa! 


Hornos y microondas

Antes, en la época donde las cosas parecían ir por otro carril, el horno solo se usaba para hacer pizzas los viernes o para guardar sartenes y ollas que no entraban en otro sitio. En muchas casas tuvieron que ir a buscar las instrucciones porque sólo estaban de adorno (y no es broma). El estrés ha hecho estragos demasiado tiempo. Cómo dicen algunos, quizás lo único bueno de este virus ha sido darnos cuenta del fatal ritmo de vida que llevábamos. 

Con esta nueva normalidad el horno se usa para hacer cualquier comida, y los días especiales es la excusa para comer un rico asado, un bizcocho o un rustido arroz al horno. 

Mientras uno cocina puede desconectar o pensar. Meditar las cosas y relajarse. Entendemos ahora que a muchos la cocina los atrajera enormemente en estos momentos: fue una terapia casera formidable. 

Batidora, amasadora de pan o robots de cocina. 

Cocinar rico y sano está de moda. ¿Habrás visto en redes sociales mil recetas de panes y bizcochos hechos con más o menos acierto, verdad? ¿Qué me dices de esos batidos detox que ahora necesita todo el mundo? 

El pan casero es uno de los culpables de los kilos de más, pero también de los nuevos cocineros que nacieron en el confinamiento y se esfuerzan en seguir comiendo algo "casero". 

Ahora que hemos probado esta nueva versión de pan o bizcocho natural (muy distinta a la que solíamos comprar) se hace casi imprescindible seguir usando batidoras, amasadoras de pan, hornos o microondas.

¿A qué te acordaste del viejo robot de cocina el día que querías hacer unas ricas lentejas o aquella receta de magdalenas? Pues eso, lo viejo, nos sirvió para convertirnos en auténticos chefs sin tener ni idea de cocina y ahora que nos han nombrado "Cocineros del reino" (con truco: no queremos perder el título). Robots, amasadoras, batidoras, siguen dando mucha guerra. 

Máquinas de depilación casera

La depilación en el salón de belleza se dejó para más adelante. Con la imposibilidad de poder acudir a las clínicas de belleza, las máquinas de depilación personales fueron la opción número uno para eliminar el vello corporal. 

Ahora que le hemos cogido el gusto a hacerlo de forma cómoda ¡y segura! en casa, está costando bastante volver a las clínicas (especialmente si hay que hacerlo con mascarilla). El primer día nos quedó regular, pero ahora estamos ya a  nivel casi "pro" con el tema de la depilación en casa. Fácil, rápido, barato, seguro... Es normal volver a aficionarse al método casero. 

Máquinas de afeitar o afeitadoras eléctricas

Sin peluquerías, la solución fácil era tirar de afeitadora. ¿Cuántas cabezas se raparon durante el confinamiento? ¿Y cuántas barbas lucieron nuevo "acabado" gracias a las máquinas para barba? 

Con el verano y las restricciones, se está dando mucho uso a las máquinas de afeitar de toda la vida. Total, si no queda perfecto tampoco pasa nada: afortunadamente el pelo ¡crece! 

Cintas de correr, bicis estáticas, máquinas de piernas... 

Con tanto bizcocho, tanto pan, y tanto sofa... hacer deporte era básico. Así que no hubo más remedio que buscar otra vez las cintas de correr y bicis estáticas para ponerse (ellas y nosotros) en movimiento.

Durante aquellos días aislados, buscamos canales de youtube para hacer deporte, tablas de ejercicios y sobretodo un plan de ataque para esos kilos de más que nos poníamos encima ¡por días!

Ahora que los gimnasios abren con restricciones, las máquinas de hacer deporte en casa siguen facilitando una rutina, que ningún virus puede parar. ¡Y menos mal! Se repara cualquier máquina que mantenga en forma nuestro cuerpo serrano. 


Humidificadores

Dicen que la humedad en el interior del hogar puede frenar la propagación del coronavirus (así lo publicó un estudio de la Universidad de Yale en EEUU). 

Quizás por eso,  muchos hogares han rescatado humidificadores para respirar mejor y a la vez intentar prevenir el contagio. En zonas muy secas o con enfermos con problemas respiratorios, se han hecho casi imprescindibles bajo recomendación médica. 


Ordenadores de sobremesa

En casa tiramos todos mucho de ordenador portátil. Pero hubo un momento en que nos quedamos cortos con ellos y hubo que volver a encender ordenadores de sobremesa para que toda la familia pudiera trabajar, estudiar o disfrutar del contenido en línea. 

Tablets, portátiles y móviles echaron chispas para que todos pudieran hacer los deberes o trabajar, y presentar todo a tiempo. 

¿Y qué pasó con las impresoras? Pues imaginar, estuvieron mucho tiempo a máximo rendimiento. ¡Había mucho que imprimir, subir y compartir! Nos faltaban muchas cosas pero, internet y todos los aparatos vinculados a la red, no podían fallar. 

El aislamiento nos ayudó a recuperar aficiones para las que antes no teníamos tiempo, y acordarnos de electrodomésticos y otros artefactos que teníamos en casa. 

Como recomienda SobreSeguro, no dejes que por falta de uso, o a causa de la humedad se estropeen para siempre y no puedan usarse ni ser reparados. ¡Nunca sabes cuándo vas a necesitarlos! 


✨ ¡Únete a mi canal de TELEGRAM para no perderte nada!  ¡Hasta pronto!✨ 
      Maribel ♡

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios