Navidad sostenible: todos los trucos e ideas que te faltan para empezar el año con mejor pie

0
Regalo envuelto con papel craft


Una Navidad sostenible es posible, todos los sabemos. Es verdad que por cultura o tradición es un tiempo que asociamos con el derroche y abrir la mano, pero no debería de ser así. Se puede disfrutar de unos preciosos adornos navideños hechos en casa, y de muchas otras decisiones que tienen que ver con disfrutar de una época mágica de una manera mucho más responsable. Si estás buscando cómo decorar la casa en Navidad sin dañar al medio ambiente, este esto te interesa. 





Pinterest Navidad y mil manualidades 


Corona de Navidad casera


Adorno puerta de navidad casero

Si tienes por costumbre decorar la puerta de entrada de tu casa con una corona puedes probar este año a hacerla tú mismo. Busca un tutorial para hacer una corona de Navidad en Youtube o Pinterest, o mejor aún, sé creativo e inventa un modelo con cosas de ir por casa. No es difícil. 

Adornos navidad exterior manualidades

Se puede disfrutar de unos adornos especiales que no salgan de ninguna tienda. Con tarros reciclados, piñas del campo, tapones de corcho, bolas de otros años pintadas o forradas en tela o papel...





Una iluminación que no se nota en la factura 

La iluminación navideña es básica para conseguir ese ambiente festivo más característico, pero no hay por qué estar sufriendo después por el terrible recibo de la luz. Puedes usar velas y luces de led a pilas para conseguir la misma sensación, sin recurrir a las luces tradicionales. La entrada de tu casa puede quedar precisa con un caminito de velas. Lo mismo la parte de arriba de tu chimenea. Estas luces son igual de bonitas y son mucho más sostenibles. 

portavelas con tarros de vidrio reciclados

Un árbol de Navidad que no sea de plástico 

Elige siempre que puedas un árbol natural en lugar de uno de plástico. De esa manera cuando terminen las fiestas podrás plantarlo, en tu casa, la de tu amigo, o llevarlo dónde te diga tu Ayuntamiento para que lo recojan y se pueda trasplantar. Aún en el caso de haberse secado se puede seguir utilizando para madera o compost. Lo que sea, con tal de no meter más y más plástico en casa.

Posavasos de madera tallada hechos a mano


Una mesa con cosas que ya tienes o puedes conseguir sin pagar por ellas 

¿Quieres dejar una mesa bien bonita? No hace falta que te dejes echando humo la tarjeta comprando trastos. Reúne las piezas de cristal que tengas, piñas, ramitas de eucalipto, tarros reciclados, frutos rojos, etc..., ¡y monta tu particular mesa de Noche Buena

No pasa nada porque los cubiertos sean distintos, o tengas 4 vajillas mezcladas en la mesa. Recuerda que es muy importante determinar el lugar de cada uno en la mesa. Puedes hacer coronas con objetos sencillos (piñas del campo, bellotas...) que además pueden servir como regalo para los invitados. 

Seguro que te interesa:


Vela decorada con ramas de canela


Sé creativo con los adornos 

Debes deshacerte de una vez por todas de esos adornos que no aportan nada. Las bolas viejas se pueden reciclar usando retales de tela, o incluso inventar nuevos adornos con pompones de algodón, pinzas de la ropa. 

Te sentirás de maravilla reciclando cosas que tienes por casa, y presumiendo después de tener una deco, ¡única! 

¿Has visto esos árboles de Navidad que se hacen con un catálogo? En casa tenemos nuestra particular versión, hecha con uno de los últimos catálogos de IKEA. Con la técnica del origami puedes fabricar un montón de cosas cosas, a base de dobleces. 


Un árbol con tablas de madera, o con cuerda y tarjetas

¿No tienes sitio para el árbol natural? No pasa nada. Siempre puedes fabricarlo con unas tablas de madera recicladas y un poco de pintura. Los adornos serán los que tienes, quizás después de una manita de pintura. Y no te olvides de tapar la base con una manita que tengas por casa. ¡Quedará súper original y nunca jamás se secará! ¿Y lo de la cuerda? Pues muy fácil: con un cartón y un poco de cuerda podemos dibujar la silueta de un árbol y decorarlo con tarjetas navideñas (de este o de otros años y que aún conservas). 


árbol de Navidad en la pared con cinta


También puedes hacer mini arbolitos con las cajas de cartón que han llegado a casa después de todas las compras navideñas. Es tan fácil como dibujar dos abetos, forrarlos con un papel bonito y hacer una rendija en medio para encajarlos. De esa forma tendrás un árbol 100% handmade precioso que servirá para decorar por sí mismo, o acompañar una bandeja con unas velas y ramitas naturales. 

Regalos envueltos en papel craft


Compra productos de proximidad y no te vuelvas loco

Si te has tomado en serio esto de hacer la Navidad más sostenible no lo estropees con una lista de la compra con demasiados procesados. En su lugar apuesta por la comida rica, pero sencilla. Con fruta fresca, producto de temporada y de proximidad. Nada de pavos ultraprocesados, ni de roscones que saben a plástico. Estírate un poco y haz tú mismo la comida o baja a la pastelería. 

Y cuidado con las forma de envolver los regalos 

Se pueden envolver de muchas maneras que no impliquen tirar toneladas de papel al día siguiente al contenedor. Para niños y mayores funcionan muy bien los sacos de artillería (100% reciclables de un año para otro). También puedes envolver con papel reciclado o de periódico, retales, o incluso fabricar cajitas tú mismo aprovechando el papel. 

Seguro que te interesa: 


Compra madera certificada, en comercio gusto, con materia prima reciclable

Si compras, que seguro que lo vas a hacer, fíjate mucho en la etiqueta de lo que compres. Te sentirás mucho mejor sabiendo que si has de comprar algo, es algo que no perjudica a nuestro pobre planeta. Mucho sentido común con el gasto, y por supuesto compras de proximidad

¿Y si en lugar de regalar cosas, regalas momentos, recuerdos o vivencias? Una cena romántica, unas entradas para ver una exposición...? Haz una lista de regalos y de alimentos para evitar caer en un consumo desmesurado. Te ayudará a ti, y a todos. 

Reduciendo el plástico y las compras compulsivas todos podemos disfrutar de una Navidad mucho más sostenible. Si no lo haces a rajatabla, por lo menos empieza por cambiar algo. Ya será mucho en comparación con seguir la misma dinámica de siempre. ¿No te parece? ¡Feliz Eco Navidad! 


Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios